RECUPERAR LA SALUD A TRAVÉS DEL MOVIMIENTO

Nuestros genes se formaron durante miles de años en un hábitat y en unas condiciones radicalmente diferentes a las actuales. Este fenómeno es conocido como “desajuste o discordancia evolutiva”. Nuestra biología no está adaptada al sedentarismo, a la comida procesada, al estrés crónico de bajo grado, etc.

Dos de las características del estilo de vida moderno son el déficit de movimiento crónico y el empobrecimiento de la variabilidad motriz. Estas dos dimensiones del sedentarismo, la cuantitativa y la cualitativa, nos afectan independientemente de si nos consideramos personas activas o inactivas: todos vivimos en esta especie de zoológico humano.

SESIONES EN DIRECTO

ARCHIVO DE VÍDEOS

IVÁN DEL PINO – COACH DE SALUD

Siempre fui extremadamente curioso. De niño practiqué artes marciales entre otras disciplinas deportivas, pero echaba de menos en ellas el componente de juego y de exploración que sí encontraba en la naturaleza.

Era un chico relativamente sociable, aunque disfrutaba muchísimo de la lectura, del dibujo o de la observación del mundo desde lo alto de los árboles. Esa mirada al mundo me llevó en la adolescencia a tratar de comprenderlo. Me gradué en Ciencias Políticas.

Al terminar la carrera me sentía cansado, estresado y no tenía buenos hábitos de vida. El foco externo había desplazado al foco interno. Lo intelectual había desplazado a lo físico-emocional. Y ese no es un lugar desde el que ayudar con honestidad.

Poco a poco a fui cambiando de hábitos: empecé a cuidar la alimentación, la higiene del sueño, a entrenar diariamente, a prestarle atención a la respiración y a disfrutar de nuevo el contacto con la naturaleza. A estudiar los fundamentos de la fisiología humana, la biomecánica, la anatomía, la nutrición y de la psicología.