Fetichismo de la información en salud: un arma de doble filo

rawsapiens

Aunque solo fuera por eso, porque la ilusión del control absoluto es insostenible, hay que dejar espacio para lo salvaje. Pero hay que abogar por lo salvaje de una manera que no sea dogmática o ingenua. Lo salvaje tiene su propia dinámica y autonomía, pero necesita de nosotros.

Cózar Escalante, 2019.

En el campo de la salud, asistimos en los últimos años al auge de las tecnologías de biofeedback para monitorear en tiempo real algunas funciones fisiológicas como la actividad cardíaca, la respiración o el sueño. Eran conocidas desde hace décadas en el ámbito clínico y del rendimiento deportivo, pero la idea de que podrían cubrir una necesidad entre la población general es reciente. Hay indicadores como la variabilidad de la frecuencia cardíaca especialmente interesantes, pero convendría identificar la tendencia general, ¿en qué contexto surgen y qué es lo que desplazan?

1) Surgen en un contexto de fetichismo del data. De forma general, asociamos la disponibilidad casi infinita de información con la toma de mejores decisiones en el día a día. Pero ni exponerte al bombardeo de noticias sobre las injusticias del mundo te hace solidario, ni pasar 4 horas frente al ordenador leyendo sobre salud te convierte en alguien saludable. Hoy, existe una «economía de la atención», un mercado específico que generaliza la llamada «parálisis por análisis», y en el que las corporaciones se reparten tu capacidad de estar presente.

2) Desplazan la experiencia somática. Escuchar lo que el cuerpo tiene que decirnos no tiene nada de esotérico, ha sido durante miles de años una herramienta determinante de supervivencia. Decía el filósofo de la técnica Jacques Ellul que todo avance de la especialización se paga. Pues bien, las tecnologías de biofeedback no caen del cielo, se inscriben en una tendencia general en la que el ser humano sacrifica progresivamente capacidad sensoperceptiva por información externa, presencia por ausencia.

En realidad, deberíamos hablar de biofeedback para referirnos a multitud de «tecnologías endógenas» que tenemos cautivas, como los pies. Éstos poseen una compleja red de terminaciones nerviosas encargadas de coordinar de manera ágil información en tiempo real hacia y desde el pie.

error:
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos.
Privacidad